28

Jun, 2017

“Debate o espectáculo” – El Líbero

By: | Tags: , , , , | Comments: 0

Columna de opinión de Julio Isamit en El Líbero sobre el debate de los candidatos a las primarias de Chile Vamos.

A última hora del lunes 26 de junio se realizó el único debate televisado de los candidatos a las primarias de Chile Vamos. Por desgracia, no fue el espacio esperado de presentación de ideas o de discusión entre propuestas y proyectos políticos diversos, pero unidos por un sentido de coalición. En épocas electorales los debates se han vuelto una tradición y, junto a la franja televisiva, constituyen espacios privilegiados para la difusión pública de las candidaturas.

Un debate puede marcar una elección decisivamente. Así fue en Estados Unidos con el famoso choque entre Nixon y Kennedy en 1960, que le dio el triunfo al joven senador demócrata sobre el Vicepresidente en ejercicio. No solo un debate, también un programa político puede lograr el mismo efecto. En nuestro país, el programa Decisión 70 transmitido por TVN, marcó las elecciones de ese año, al mostrar a un Jorge Alessandri cansado y con cierto temblor en las manos, lo que fomentó la idea de que ya era demasiado mayor para poder gobernar.

El debate que presenciamos esta semana, con seguridad, no decidirá las elecciones primarias del domingo.

¿Qué faltó? Faltó tratar los temas importantes para la ciudadanía, como economía y generación de empleo, seguridad, educación y salud, entre otros. Esto, más allá de las preguntas incisivas de los periodistas, que se vieron más preocupados de generar tensión o incluso incomodar a los candidatos, que de transmitir a la ciudadanía información adecuada para su voto en las primarias del 2 de julio.

¿Qué sobró? Sobraron las descalificaciones y ataques personales, al punto de caer en burdos comentarios sobre la afectividad del matrimonio de Felipe Kast, que nada tienen que ver con la decisiva elección del candidato presidencial de Chile Vamos.

¿Qué estuvo bien? Un formato que permitió que los candidatos se enfrentaran, dejando atrás las tradicionales entrevistas paralelas en que se habían convertido los debates en años recientes. El problema fue que el formato no se aprovechó como hubiera sido esperable.

Quizá para lo único que este debate sea decisivo es para lo que vendrá al día siguiente de las primarias: la construcción de una candidatura unitaria. Es de esperar que una vez pasado el contexto de beligerancia, propio de una elección, todos los partidarios de las ideas de la justicia y libertad nos pongamos al servicio de un proyecto común de cara a los chilenos. Después de todo, el país espera un proyecto de progreso y es nuestra obligación ofrecerle uno tras años de estancamiento.

Fuente: El Líbero.